Consejos para limpiar cristales

Técnicas y consejos para la limpieza de tus cristales

Limpiar los cristales del hogar siempre es una tarea algo tediosa y aburrida para la que hace falta algo más que motivación, por lo poco que duran limpios, lo primero tener tiempo y conocer algunos trucos de los de toda la vida con los que podrás mejorar y agilizar el trabajo de la limpieza de cristales.

Aunque en el mercado existen infinidad de marcas de productos específicos para limpiar los cristales, muy eficaces casi todos, te proponemos ahora un truco infalible que te ahorrará tiempo, dinero, además de facilitar la tarea y ser muy eficaz. Se trata de utilizar amoniaco, el limpiador por excelencia, diluido en un poco de agua y cuidando que el producto sin rebajar no te salpique pues es muy irritante. Además, utilizarás como bayeta papeles de periódico arrugados, lo que deja la superficie de los cristales completamente libre de pelusas o polvo de paños y bayetas.

consejos limpieza cristales

Otro producto que da un gran brillo a los cristales es el vinagre, rebajado en agua templada o caliente, y limpiando de la misma forma que hemos indicado con el amoniaco; el vinagre es un potente limpiador, abrillantador y desinfectante.

Utilizar los productos adecuados

Muchas veces no nos luce el trabajo de limpieza de cristales porque se quedan impregnadas las huellas de la bayeta que hemos utilizado… Esto debemos evitarlo a toda costa, limpiándolos de forma correcta y con los productos más adecuados.

Algunos productos de los que compramos para la limpieza de cristales tienen una composición tal que al limpiar se queda la huella de las pasadas de bayeta, no son los más indicados desde luego.

Si utilizas limpiadores convencionales deberás utilizar otra marca y comprobar su eficacia, hasta que des con el producto más eficaz. No debes elegir un día demasiado soleado para limpiar los cristales de tus ventanas, el excesivo calor secará demasiado pronto cualquier solución limpiadora, con mayor posibilidad de dejar marcas en el cristal.

Prueba a preparar una mezcla limpiadora de cristales dentro de un recipiente con aplicador para spray, que contendrá una parte de vinagre blanco y otra de agua caliente, o bien una de vinagre y tres de agua. Si la botella es de litro pondrás medio litro de cada uno de los dos líquidos, o un cuarto de vinagre por tres cuartos de agua,  añadiendo unas gotas de lima o limón, o de la base esencial que te guste (té verde, limón, rosa, lavanda…) para mitigar el olor del vinagre. No dudes que es una buena fórmula para la limpieza de los cristales, y mucho más barata que los productos del mercado.

Si los cristales están muy sucios…

Si los cristales están muy sucios por haber pasado mucho tiempo y tienen acumulación de restos de lluvia y contaminación, puedes usar esta fórmula limpiadora que te hemos dicho, mezclada con una pequeña cantidad de un producto convencional, y limpiar con una esponja y líquido abundante. Para secar y dar brillo, utilizarás una bayeta de microfibra especialmente indicada para la limpieza de cristales, son muy eficaces por su efecto de pulido y abrillantado en seco del cristal.

Son muy útiles las mopas limpiadoras con paños intercambiables, facilitan la tarea y se puede acceder a la parte más alta de los cristales. Nunca te arriesgues limpiando una ventana por la parte exterior si es un piso alto, lo mejor es desmontar la hoja de la ventana o permitir que expertos en limpieza puedan ayudarte con seguridad.

Más información