Consejos para la limpieza de verano

Consejos para realizar una limpieza de verano adecuada

consejos limpieza verano

El verano ya está aquí y con el tenemos la oportunidad ideal para realizar una limpieza a fondo de nuestro hogar o lo que mejor conocemos como: La limpieza del verano.

Esta es una práctica que cuenta con una larga tradición, pero hoy en día se realizando poniendo en práctica métodos más novedosos que hacen que esta tarea sea menos tediosa.

Hoy explicaremos paso a paso cuales son las tareas que se deben realizar para hacer una limpieza de verano adecuada:

En primer lugar, establece, con antelación, el día en el que se realizará la limpieza de verano. Esto te permitirá organizarte y planificar la compra de los productos de limpiezas y las herramientas necesarias para tal fin.

Para hacer que la limpieza sea más amena, es mejor delegar tareas entre la familia. Si no dispones de más ayuda, entonces realízala de forma gradual para no agobiarte con tanto trabajo.

Limpieza de las habitaciones y salón

Comenzaremos la limpieza en las habitaciones. En primer lugar, nos encargaremos de limpiar todo el polvo y suciedad que se pueda haber acumulado, retirando todos los elementos decorativos de la habitación y del salón. Deshazte de todo lo que no necesites o no utilices. Mueve todos los muebles para poder limpiar de una mejor forma.

Seguidamente, pasamos a los armarios. Es hora de guardar la ropa de invierno y sacar la ropa propia del verano. Limpia los cajones y ordena todo en su interior. Es importante evitar la acumulación o la presencia de humedad ya que esto podría generar malos olores o la aparición de moho.

Retira todos los textiles de tú hogar: sabanas, fundas, cortinas y alfombras, y lávalos. Es importante usar un ciclo con agua caliente para asegurarnos de eliminar cualquier tipo de bacterias o microorganismos como los ácaros.

Da la vuelta a tu colchón para ayudarlo a recuperar su forma original. Con este método, permitimos que se mantenga en buen estado y funcional durante mucho más tiempo. Luego, procede a aspirar la superficie de todos los muebles, incluyendo sillas, sofá, sillones y las alfombras de mayor tamaño.

A continuación, limpiaremos todos los cristales y ventanas con la ayuda de un producto específico para esta tarea. Finalmente, secamos con cuidado para evitar que queden manchas en la superficie.

Limpieza de la cocina

Es uno de los trabajos más tediosos dado el gran número de electrodomésticos que se encuentran presentes. Empieza por vaciar el frigorífico para proceder a limpiar su interior. Deshazte de la comida en mal estado y asegúrate de limpiar bien tanto las bandejas como sus compartimientos. Realiza el mismo procedimiento con tu despensa.

Ahora toca el turno de limpiar los aparatos eléctricos ya que con el constante uso se suele acumular grasa y restos de comida, pudiendo dar paso a la proliferación de bacterias y  gérmenes.

Finalmente, limpia la superficie de la cocina haciendo uso de un paño húmedo y un producto desengrasante y desinfectante.

Limpieza del baño

Para limpiar el baño, comenzaremos por su alicatado. Con la ayuda de paño húmedo, frotaremos por toda las superficie haciendo especial hincapié en las juntas. La idea es eliminar todo rastro de polvo o grasa que se pueda acumular.

Seguidamente, procedemos a limpiar los desagües y tuberías haciendo uso de productos de limpieza especiales. También asegúrate de quitar los pelos o cualquier otro elemento que pueda generar atascos.

Por último, toca el turno de la higienización de los sanitarios y la ducha o bañera. Utiliza productos desinfectantes para eliminar las baterías y microbios que pueda haber presentes.

Más consejos para realizar la limpieza de verano

Consejos de limpieza en verano

15 puntos clave para poner a punto tu casa

Prepara tu casa en verano