Cómo limpiar tu campana extractora

Consejos y recomendaciones para limpiar la campana extractora

A la hora de remangarse y ponerse a limpiar la cocina de un hogar, una de las zonas más temidas por todos y cada uno de nosotros siempre suele ser la campana extractora. ¿Por qué ocurre esto? ¿Realmente es tan complicado eliminar esas manchas de grasa que se quedan incrustadas en el filtro? ¿Cada cuánto tiempo deberíamos limpiar la campana extractora a fondo para que no se nos estropee? Seguramente esto último dependerá del uso que le demos.

Cuando contratas a una empresa de limpieza compuesta por grandes profesionales para tratar elementos como la propia campana extractora, estos problemas se acaban en cuestión de unos minutos de una manera muy sencilla. Pero… ¿qué podrías hacer para realizar tú mismo una limpieza similar a la que te podría realizar Limpiezas Berni?

consejos limpiar campana

Un resultado excelente para tu campana

Si cuentas con la típica campaña extractora de acero a la que puedes cambiar unos filtros de manera asidua, entonces, nosotros te podemos ofrecer en este post algunos pasos para que la limpieza de este aparato de tu cocina sea excelente. No necesitarás maquinaria especializada para conseguir el resultado que deseas.

  1. Tienes que desenganchar los filtros de tu campana extractora para poder limpiarlos de manera profunda con un jabón quitagrasa y agua caliente. Para aplicarlo tendrás que frotar con un estropajo hasta que veas que va recuperando el color y la suavidad que debe tener. Este es el paso que deberás hacer si tus filtros son de metal. Para otros materiales te recomendamos lo siguiente:
    • Si el filtro es de fieltro puedes lavarlo a mano y dejarlo secar al aire libre para que vuelva a estar como cuando lo compraste.
    • Si es de papel o carbón deberás sustituirlo por uno nuevo.
  2. Desenchufa tu campana extractora y pasa por ella una esponja humedecida con el mismo jabón quitagrasa que hayas utilizado para los filtros. Te recomendamos que emplees también un chorrito de amoníaco para poder desincrustar con mayor facilidad la grasa. Toma las precauciones pertinentes para intentar no humedecer el motor de la campana.
  3. Seca correctamente tanto el filtro como la campana con un paño de microfibra o con papel de cocina. En el secado es muy importante que no uses un estropajo para impedir que se raye el acero de tu campana.
  4. Limpia con una bayeta el exterior de tu campana con un poquito de jabón indicado para la eliminación de grasa.
  5. Coloca de nuevo los filtros y asegúrate de que están completamente secos. Si es así ya podrás enchufar de nuevo el aparato. Ya estará en condiciones óptimas para su utilización.

En el caso de que la acumulación de grasa de tu campana sea muy profunda y estos pasos que te acabamos de dar no han funcionado como esperabas puedes tener en cuenta para la próxima vez el truco casero que nunca falla:

  • Echa un par de litros de agua en una olla y añade zumo de limón. También es muy aconsejable que dejes las peladuras de esta fruta para aumentar la concentración cítrica en el agua. Pon a hervir esta mezcla durante 20 minutos y después… limpia tu campana siguiendo los pasos que te hemos dado anteriormente. Gracias al vapor de esta solución casera la grasa concentrada en la campana se podrá eliminar de una manera muy sencilla y natural.

Más consejos para limpiar tu campana