Realizar una limpieza profunda

¿Por qué es importante hacer una limpieza profunda de forma periódica?

limpieza general

Mantener en buenas condiciones el espacio en el que vivimos o trabajamos es fundamental para poder garantizar nuestro bienestar y salud

Para lograrlo, es indispensable que realicemos limpiezas profundas del espacio de manera periódica. Como empresa especialista en limpiezas, aconsejamos que este tipo de limpieza se realice al menos una vez al mes.

Antes de dar inicio a la limpieza profunda, debemos organizar las labores que vamos a ejecutar. Para ello, en primer lugar haremos un plan de trabajo en el cual establecer las zonas que se limpiaran, las tareas de saneamiento y el tiempo que se le dedicará a cada una.

Una vez establecido el plan de trabajo, podremos identificar cuáles serán los productos y las herramientas de limpieza que vamos a necesitar. Para las limpiezas de tipo domestico será necesario contar con una escoba de cerdas suaves, un recogedor de basura, una fregona de microfibra y un cubo escurridor.

En el caso de limpiezas de mayor magnitud como la de garajes en comunidades de vecinos,  edificios o locales comerciales, podrá ser necesario utilizar maquinaria más especializada como aspiradores, hidrolimpiadoras y fregadoras mecanizadas.

Con respecto a los productos a utilizar, será necesario contar con jabones de tipo neutro,  desinfectantes y desengrasantes. Como empresa especializada en limpiezas, recomendamos  evitar hacer uso de productos químicos que puedan generar alergias u otro tipo de problema de salud sobre las personas o animales.

La limpieza debe iniciarse por las zonas de más fácil acceso y que requieran de menor esfuerzo y trabajo, como es el caso de las habitaciones. No debes olvidar dedicar tiempo a limpiar tus armarios y demás mobiliario presente en el dormitorio. Así mismo, incluye todos los textiles que haya como cortinas, ropa de cama, almohadas y cojines

Seguidamente, realiza la limpieza de las estancias donde se requiera un mayor trabajo como la cocina y los baños. En estas zonas es importante llevar a cabo una desinfección profunda ya que son lugares propensos a la proliferación de bacterias.

Una vez concluida la limpieza de las estancias y habitaciones, procederemos a higienizar las ventanas y cristales. Para ello haremos uso de un producto específico para ello con lo que nos aseguramos que las manchas y cualquier rastro de suciedad desaparezcan completamente.

A continuación, procederemos a hacer la limpieza de todo el mobiliario. En primer lugar debemos quitar todo el polvo depositado en las superficies. Seguidamente, aplicaremos un producto específico para la limpieza de muebles, teniendo en cuenta el material de este, bien sea madera o metal.

Finalmente, es el turno de limpiar y fregar el suelo. En este caso, debemos tener en cuenta el material de la superficie ya que la limpieza no será igual si el suelo es de madera o madera. El tipo de producto que se utilice debe ser el indicado de acuerdo al tipo de suelo o por el contario podríamos deteriorar la superficie y dañar su apariencia.

Una limpieza a fondo y realizada de forma periódica podrá asegurarle que su hogar o lugar de trabajo contará con las condiciones de salubridad adecuadas y esto repercutirá positivamente en su bienestar y salud.

Como ya lo habíamos comentado, en muchos casos las limpiezas implican la utilización tanto de maquinaria como de productos especializados. En este tipo de casos, lo recomendable es contar con el servicio de una empresa profesional de limpiezas.

Si necesita más consejos o asesoría sobre limpiezas y servicios, no dude en contactar con nuestro equipo técnico, con gusto responderemos a todas sus inquietudes.

Más información

15 puntos clave para limpiar una casa

Pasos para la limpieza de una casa